Archdioces of Milwaukee Print Logo  

Domingo: Una Obligación Gozosa

Nuestra obligación de asistir al culto dominical refleja el carácter mismo de quiénes somos como católicos. Cuando fallamos en nuestra responsabilidad ante Dios, pecamos.

Archbishop Listecki

 

Reverendísimo Jerome E. Listecki
Arzobispo de Milwaukee

 

 

Durante más de 25 años de mi vida sacerdotal, enseñe teología moral, tanto en la escuela secundaria como en la universidad, y durante más de 17 de esos años en el nivel de posgrado del seminario mayor. Inevitablemente, uno de los estudiantes haría una pregunta: "Padre, ¿es realmente un pecado grave faltar a la misa dominical?" Respondería directa y firmemente "sí". Entonces, calificaría que determinadas circunstancias eximen a una persona de la obligación. Algunos ven la obligación como el cumplimiento de una ley que impone la Iglesia. Se nos dan leyes para ayudarnos y protegernos en nuestro viaje por la vida. Pero, siempre debemos mirar más profundamente, viendo a la persona y la relación, que dirige y define la ley. Siempre intentaré que los alumnos comprendan que nuestra obligación proviene de una relación profunda que tenemos con Dios y del reconocimiento de que Su Hijo, que es nuestro Salvador y Redentor, resucitó en este día particular de la semana. La importancia de celebrar este día era algo sin lo que incluso los primeros cristianos no podían vivir.

Lo que tuvo sentido para muchos de mis alumnos fue el ejemplo de cómo se espera que nosotros, como miembros de la familia, asistamos a ciertas reuniones o funciones familiares, que demuestran nuestra pertenencia y el valor que tenemos como miembros de la familia. Es un medio para reconocer nuestra identidad y crecer en nuestra experiencia como familia. Por ejemplo, en mi casa, como miembro de la familia extendida, siempre se esperaba que asistieras a la cena de Nochebuena en la casa de mi abuelo y solo una situación grave justificaría tu ausencia. Nuestra historia familiar y nuestras relaciones se basaron en esta reunión y otras que se consideraron esenciales. Lo mismo ocurre con la misa dominical.

Nuestra obligación de asistir al culto dominical refleja el carácter mismo de quiénes somos como católicos. Cuando fallamos en nuestra responsabilidad ante Dios, pecamos. Por lo tanto, debemos formar nuestra conciencia para que podamos estar plenamente informados al tomar decisiones sobre nuestras acciones. La Iglesia en su sabiduría nos ofrece pautas para ayudar en nuestra formación.

Sabiendo cuán seria es la obligación de asistir a la misa dominical, debes entender el discernimiento reflexivo y orante que me hizo prescindir de la obligación de asistir al culto dominical durante los últimos seis meses. Como comunidades parroquiales responsables, necesitábamos evaluar la transmisión del virus COVID-19, dar tiempo a nuestras parroquias para establecer planes para desinfectar los espacios de culto, asegurar los recursos necesarios, evaluar los números apropiados para el distanciamiento social y solicitar el personal voluntario necesario para cumplir con las tareas de preparación de nuestros espacios de culto. La dispensa se hizo por la seguridad de todos y para aliviar la carga de aquellos en conflicto por la obligación de asistir a misa debido a la amenaza del coronavirus.

Muchos han tenido la suerte de continuar su oración en casa debido a la tecnología, viendo la Misa en Heart of the Nation, transmisiones públicas o transmisiones en vivo. Pero ver televisión o computadora no cumple con la obligación dominical. En cambio, está ahí para ayudar a quienes tienen prohibido asistir a celebraciones públicas a tener un sentido de conexión y cumplió maravillosamente esa tarea.

Con la ayuda de muchos voluntarios, nuestras parroquias han trabajado muy duro para proporcionar ambientes higienizados, observando el distanciamiento social, el uso de máscaras y el uso de desinfectantes para manos. Debido a estos esfuerzos desde finales de mayo, ya hemos experimentado un regreso a la adoración dominical.

El 14 de septiembre de 2020 expirará la dispensa de la obligación de asistir a la misa dominical y los días santos de obligación, y será responsabilidad de quienes sean capaces y no estén prohibidos por otras circunstancias asistir a la misa dominical. Quienes deliberadamente no asisten a la misa dominical cometen un pecado grave.

Hay circunstancias en las que no se puede cumplir con la obligación. Un ejemplo es la imposibilidad de asistir a misa. Cuando nuestras iglesias estaban cerradas y no se ofrecían misas públicas, era imposible que las personas asistieran, por lo que no había pecado por faltar a la misa. Si una persona está enferma, especialmente durante esta pandemia, debe quedarse en casa. Del mismo modo, si una persona está en riesgo debido a la edad, condiciones médicas subyacentes o un sistema inmunológico comprometido, uno estaría exento de la obligación. Si una persona está cuidando a una persona enferma, incluso si no está enferma, estaría eximida de la obligación por caridad.El miedo a enfermarse, en sí mismo, no excusa a alguien de la obligación Sin embargo, si el miedo es generado debido a factores de riesgo, como condiciones preexistentes, edad o sistemas inmunológicos comprometidos, entonces el miedo sería suficiente para excusar la obligación

Depende de cada individuo sopesar sus propias circunstancias mediante un examen de conciencia y determinar, mediante el uso de su conciencia, si están o no exentos de la obligación dominical. Recuerde, una conciencia bien formada es recta y veraz.

Nuestro culto dominical es una obligación gozosa. Es un testimonio de Dios como prioridad en nuestras vidas. Ponemos nuestra confianza en Él y Su Iglesia. Juntos, lo reconocemos en la fracción del pan mientras se ofrece a nosotros en la Comunión para que, en su nombre, nos amemos unos a otros.

 

Note: This blog originally appeared as the August 25, 2020, "Love One Another" email sent to Catholics throughout the Archdiocese of Milwaukee by Archbishop Jerome E. Listecki. If you are interested in signing up for these email messages, please click here.

Feedback on this blog

Title:
Dispense lifting inquiries
By:
Fernando Munoz
Comment:

How does this apply to church groups meeting? Or is this just for Sunday mass? Is the use of mask still mandatory and social distancing and limited number of parishioners allowed at one time to avoid large crowds coming in contact with eachother?

Provide your own feedback

The following required items were not provided or are in the wrong format. Please provide the required responses and submit again:

Blog Disclaimer

The opinions expressed by bloggers and those providing comments do not necessarily reflect the opinions of the Archdiocese of Milwaukee. The Archdiocese of Milwaukee is not responsible for the accuracy of any information supplied in any of the blogs on archmil.org. The webmaster reserves the right to exclude comments deemed to be inappropriate.

 
Name:
  Please enter your name
  Please enter a valid email
Comment Title:
Comment: 250 characters left
  Please enter a comment

Contact Information

Office of Communication
Main Office:414-769-3408
Fax: 414-769-3388

communication@archmil.org

Amy Grau
Communication Director
Office: 414-769-3461

graua@archmil.org
 


Recent Blogs

This site is powered by the Northwoods Titan Content Management System
X
 

The Archdiocese of Milwaukee

3501 South Lake Drive
PO Box 070912
Milwaukee, WI 53207-0912

Phone:  (414) 769-3300
Toll-Free: (800) 769-9373
Fax:  (414)  769-3408